lunes, 18 de febrero de 2013

GRECIA.. concentración de extrema derecha frente a Médicos del Mundo y "Médicos con fronteras": la red de médicos neonazis en Grecia.

(extrema derecha concentrada ante la sede de Médicos del Mundo mientras atendían a inmigrantes y griegos sin recursos)

pero.....

2013-02-18
El partido neonazi Amanecer Dorado ha aprovechado el deterioro que ha sufrido el sistema sanitario de Grecia para crear la red “Médicos con Fronteras”, que ofrece asistencia exclusivamente a griegos de pura raza.

Los recortes presupuestarios y cinco años consecutivos de recesión han llevado a una crisis en la red de cobertura sanitaria, lo que ha hecho surgir iniciativas solidarias de atención médica.

A los proyectos de las ONG y grupos sociales se ha unido ahora nada menos que Amanecer Dorado, que acaba de poner en marcha una consulta en la sede central del partido para personas que se han quedado sin cobertura médica, con la diferencia de que los neonazis sólo atienden a nacionales.

"Nuestros servicios están disponibles sólo para los griegos de nacimiento", explica sin ambages Evguenía Jristu, responsable de este centro, en declaraciones hechas esta semana. Eso significa que ni siquiera las personas nacionalizadas griegas o los inmigrantes con papeles tienen derecho a tratamiento.

Cómo funciona
El funcionamiento es sencillo: un médico en la sede del partido examina a los pacientes y les deriva a un especialista que luego ofrece asistencia en su propia consulta.

"Hemos creado una red de 150 médicos que atienden a la gente gratis", asegura Jristu, unas cifras difíciles de contrastar porque ningún médico parece dispuesto a reconocer públicamente que trata sin cobrar solo a griegos.

Lejos de limitarse a crear una red de asistencia para los griegos de raza, los grupos de choque ligados al partido han llevado a cabo ya varias "operaciones" en hospitales contra los extranjeros. Hace una semana, una treintena de "camisas negras" irrumpió en el hospital regional de Trípoli, a 150 kilómetros al sur de Atenas, y exigió información, documentación y permiso de trabajo a las enfermeras de origen extranjero.

El comando acabó echando por la fuerza a cuatro personas que no quisieron o no pudieron presentar papeles.
Al día siguiente, la directora, Eleni Siuruni, explicó en una rueda de prensa conjunta con Amanecer Dorado que comulga con la crítica de este partido de que en los hospitales haya extranjeros sin papeles contratados por algunos pacientes como enfermeros o cuidadores privados, dada la deficiente atención sanitaria del país.

Siuruni fue despedida, pero muchos médicos que dedican su tiempo libre a dar cobertura gratuita a los necesitados se quejan de la permisividad gubernamental hacia las actividades del partido neonazi.

"El problema no es lo que hagan ellos (los seguidores de Amanecer Dorado), sino lo que se les permite hacer. Esto es lo que tiene que acabar", denuncia Nikitas Kanakis, presidente de Médicos del Mundo Grecia, en declaraciones recientes.

La táctica del miedo
Un día después del incidente en Trípoli, uno de los centros de esta ONG en Pérama, un barrio de El Pireo, recibía la "visita" de simpatizantes de Amanecer Dorado.

"Era un ejército de unas 50 a 60 personas. Fue una muestra de fuerza", explica Kanakis para añadir que los neonazis profirieron amenazas contra esta red solidaria.

Kanakis promete que sus médicos no se dejarán amedrentar: "Continuaremos dando servicio a todas las personas sin importar si tienen permiso de residencia o no tienen papeles. No tenemos miedo".

Aunque Amanecer Dorado no es un partido nuevo (comenzó su actuación en los años ochenta) la crisis ha favorecido su ascenso y en las últimas elecciones logró el 7% de los votos y 18 escaños en el Parlamento. Actualmente, las encuestas le dan incluso entre el diez y el doce por ciento, lo que lo convertiría en la tercera fuerza política del país.

Pese a esta evolución, el presidente de Médicos del Mundo no cree que vaya a haber muchos doctores que acepten participar en Médicos con Fronteras, por mucho que los neonazis lo quieran calificar de red. "Es ridículo. Va contra el juramento hipocrático y contra la ley. Y es una humillación de la acción humanitaria", sostiene, aunque luego admite: "Bueno... incluso en los campos de concentración nazis había médicos. Incluso Mengele era médico".